Fabricados de polietileno de alta densidad (HDPE) y resistente a ácidos, derrames de combustible y lubricantes, además de contar con tratamiento UV para evitar la decoloración y el desgaste de material. Así son los pisos modulares que trae a Chile la división HTS de Wienecke y que presentó durante Exponor 2017.

«Estos pisos se encajan como si fueran legos», señala Nickolas Schulze, gerente de proyectos de Wienecke.

En la exhibición, los visitantes pudieron conocer Profloor MR-GLO, destinado para el tránsito peatonal y de vehículos livianos, con resistencia de hasta 29 toneladas por metro cuadrado. Tiene una vida útil esperada de alrededor de 10 a 12 años en permanente uso.

En el ámbito de los pisos industriales se encuentran Pro Track, para maquinaria y equipos pesados, que resiste hasta 125 toneladas por metro cuadrado, y Pro Max, con estabilizador y aguanta hasta 250 toneladas por metro cuadrado. Ambos poseen una vida útil de entre 15 y 18 años.

Sin embargo, según detalló el ejecutivo, ProFloor busca meterse en la industria minera para aportar en la seguridad de las operaciones.

«Este material es fotoreactivo, es decir, se carga durante el día con la luz solar y en la noche brilla para demarcar tránsito, vías de evacuación, zonas de riesgo, por ejemplo», precisó Schulze.